Connect with us

OPINIÓN

¿Por qué liquidan personal del Hospital de Mocoa en plena pandemia?

Publicado

el

Antonio Colmenares M.

Son muchas las preguntas, pero de antemano se impone que con la salud no se juega, ni se negocia hasta el umbral de poner en peligro de muerte a ningún ciudadano por falta de presupuesto, ejercicios de saneamiento fiscal, política, o lo que sea con lo que quieran disculpar la falta de personal y la recarga de horarios a quienes queden después de la ‘poda’ que quiere imponer la administración del centro asistencial de la capital del Putumayo.

Lo que no se hace en planeación se paga en jurídica, máxima que se aplica a las administraciones públicas y que parece ser el caso del Hospital José María Hernández, que por no haber previsto a tiempo los requerimientos de una nómina altamente necesaria, ahora se ven en la necesidad de recortar la planta de personal, cuando la pandemia amenaza con quedarse mucho tiempo y las demás patologías no se pueden descuidar.

Resulta que por falta de precisión administrativa los que van a pagar son los pacientes con las respectivas esperas porque no hay quien los atienda oportunamente, resulta que los trabajadores de planta deben multiplicarse y extender sus horarios por la misma paga, resulta que a los trabajadores que resulten ‘premiados’ quedándose, se les deteriorará su vida familiar y se les acabará su vida social y todo por cubrir la falta de previsión de una administración miope que prefiere ‘mutilar’ en lugar de gestionar recursos para mantener el cuerpo completo.

Además, vaya uno a saber que otras ‘maromas’ de otras índoles se estén abriendo paso con el disfraz de la insolvencia, con el ropaje de la urgente reestructuración, o hasta prestidigitación politiquera, que no sería raro se esté fraguando por debajo de la mesa en una extraña coincidencia con el comienzo abierto de las campañas para llegar al Congreso. ¿Raro no? ¿Por qué hasta ahora se descubre que no se puede pagar a todos los empleados que han dado muestras de generosidad extrema exponiéndose a la muerte en la parte álgida de la pandemia y cuanto durarán las vacantes y quienes llegarán a suplir?

El caso queda abierto para que las veedurías ciudadanas investiguen y hagan seguimiento en busca de respuestas y especialmente de soluciones porque los pacientes no pueden quedar sin servicio completo y la planta de personal tampoco debe ser abusada con la imposición de más horas de trabajo y todo para, supuestamente, empatar un ‘partido presupuestal’ que ellos, ni quienes fueron despedidos, perdieron.

TENDENCIA